Participación Juvenil, Brazil

Renata y Roselly son jóvenes voluntarias de BEMFAM, nuestra Asociación Miembro en Brasil, donde más del 15 por ciento de las mujeres jóvenes tienen relaciones sexuales antes de llegar a los 15 años de edad. Como parte del equipo de educadores pares en una de las áreas más pobres del país, educan a otros jóvenes sobre el uso de métodos anticonceptivos y las infecciones de transmisión sexual, responden preguntas y escuchan inquietudes.

Ambas jóvenes decidieron convertirse en voluntarias luego de observar diferentes actitudes que inhibían a sus amigas y las colocaban en situaciones de riesgo. Renata es una joven de  de 20 años de edad que vive con su novio. “La mayoría de los jóvenes tiene temor y vergüenza de hablar de sexo con sus padres y, como consecuencia, muchas chicas quedan embarazadas,” señala. “Ahora puedo ayudar a mis amigas a protegerse y a tener relaciones sexuales seguras.”

Roselly tiene 21 años y comenzó a trabajar como voluntaria de BEMFAM cuando aún cursaba sus estudios secundarios. Le preocupaba que las jóvenes tuvieran que ocultarles a sus padres el hecho de que mantenían relaciones por temor a ser golpeadas o echadas de sus hogares. “Los chicos no son castigados por tener relaciones,” señala. “Sus padres piensan que es una prueba de su masculinidad. Al no ser castigados como las chicas, se les está diciendo que está bien lo que hacen.” Roselly considera que a través de su trabajo con BEMFAM se ha ganado el respeto de su familia. “Esto es posible para todas las chicas. Cuando aprenden qué está bien y qué está mal, sus padres les dan el mismo trato que a sus hijos varones.”

Ambas disfrutan ayudando a otros jóvenes. “Los temas son tratados de manera muy abierta en el centro juvenil,” dice Renata. “Me gusta eso. Me siento cómoda al hablar. Tenemos nuestra propia manera de hablar para poder entendernos."


Related:

Suscríbase

 

FacebookTwitterlinked ingoogleYoutubeVimeoPinterestRssRss